Archivo de la categoría: Enfermedades

Una obsesión llamada vigorexia

Estándar

Sonia Montins

Por vigorexia se entiende la excesiva preocupación por el cuerpo en los deportistas, el individuo que la padece se vuelve obsesivo con la práctica del deporte y del ejercicio para conseguir el físico deseado. La persona que la sufre intenta por todos los medios conseguir un determinado prototipo de cuerpo, poniendo a prueba el suyo sin importarle las consecuencias.

El culturismo profesional no es un tipo de vigorexia

Según la definición dada al principio y conociendo la idea que se tiene en España del culturismo, por factores que explicábamos en uno de los reportajes de este número: “El culturismo, una obra de arte poco rentable”, la idea de asociar culturismo a vigorexia está muy extendida en la sociedad española. Hay varios tipos de culturistas y es muy difícil el camino para llegar al culturismo de élite. Antes de eso hay que pasar por la obsesión del principiante, por los malos consejos, por las modas de las dietas, por creer en el “cuánto más, mejor”, por la ansiedad o por la desmotivación y una vez superadas estas etapas con éxito quizá puedas convertirte en un culturista profesional de la talla y la clase de Jimmy Atienza. Así lo explica el culturista: “En este deporte a veces se puede rozar la obsesión. Cuando empecé cometí los errores del principiante y me dejé llevar por las modas del momento pero tuve suerte de tomar pronto el contacto con especialistas porque cuando adaptas tu cuerpo a una dieta muy severa también obtienes  consecuencias negativas”. Atienza es un ejemplo a seguir para muchos valencianos, que no duda un momento en reconocer que en sus principios pudo cometer errores y gracias a la ayuda de otros profesionales encaminó su carrera para poder convertirse en el culturista profesional que es en la actualidad. Atienza no asocia su profesión a la vigorexia, él tiene muy claro que no hay que obsesionarse con las dietas y es una muestra clara de que la vigorexia y el culturismo profesional no se parecen en nada: “No creo que la vigorexia sea algo que ataña al culturismo. Creo que la vigorexia existe, es un factor real pero los que más lo padecen son chavales que van al gimnasio o a la playa y están obsesionados con su cuerpo. Actualmente llevo tres meses sin entrenar, soy consciente de que mi físico ha mermado, se ve peor, pero es algo por lo que tengo que pasar y no le doy importancia”.

“No creo que la vigorexia sea algo que ataña al culturismo. Creo que la vigorexia existe, es un factor real pero los que más lo padecen son chavales que van al gimnasio o a la playa y están obsesionados con su cuerpo”, Jimmy Atienza

¿La vigorexia existe?

Por otro lado Juanjo Nares, ex culturista y dueño de un gimnasio en Vila-real, plantea la teoría de que no existe ninguna enfermedad llamada vigorexia: “Yo creo que todo eso de la vigorexia no existe. Es una enfermedad nueva que han sacado y la llaman así, pero todo deportista quiere mejorar sea en lo que sea. El que se lo haya sacado de la manga es porque no sabe lo que es el mérito de la superación en el deporte. Todo el mundo quiere mejorar no solo en el deporte sino en todas las facetas de su vida. Por esa regla de tres podríamos decir que es un tipo de vigorexia la chica que quiere entrar en un quirófano para someterse a alguna operación de estética con tal de mejorar su físico”.

“Creo que todo eso de la vigorexia no existe. Es una enfermedad nueva que han sacado y la llaman así, pero todo deportista quiere mejorar sea en lo que sea”, J. Nares

Tel Cajal, especialista en nutrición

Cada vez son más las tiendas especializadas en productos de complementación para la alimentación de los deportistas.  Muchos culturistas albergan tiendas de estas características gracias a sus sponsors, con los que se ayudan a pagar su actividad deportiva a la par que asesoran a aquellos deportistas que llegan a la tienda. Así también, existen establecimientos de este tipo dirigidos por nutricionistas. Este es el caso de Fernando Tel Cajal, dueño de una tienda de nutrición para deportistas en Nules (Castellón) desde hace veinte años. Cajal, es aficionado al ciclismo y con los años ha ido adquiriendo experiencia en nutrición para deportistas gracias a su deporte, a los cursos de nutrición que ha hecho en la Universidad de Valencia y a su tienda. El nutricionista explica que son muchos los deportistas que acuden a él para pedirle consejo, especialmente ciclistas. Así pues su tienda también la frecuenta Daniel Gimeno, que se encuentra en la actualidad dentro del ranking de los 100 primeros tenistas del mundo. Sus productos son ricos en nutrientes para la alimentación y son muy variados: barritas energéticas, bebidas isotónicas y un largo etcétera de productos que complementan a los deportistas para que no tengan carencias de ningún tipo. Cajal afirma que en ocasiones acuden a su tienda jóvenes obsesionados por adquirir sus productos en cantidades excesivas y que en ocasiones ha tenido que derivarlos a psicólogos. Pone como ejemplo a los culturistas: “Los culturistas siempre quieren más y nunca tienen bastante, es un tipo de obsesión con el cuerpo”.

La obsesión por ir al gimnasio existe entre algunos jóvenes sobre todo en la sociedad presente en la que es tan importante tener un buen físico. La clave para superar esa obsesión o no llegar a ella es tener buenos directores y asesores en los gimnasios que dejen claro a sus clientes que el hecho de que pasen más tiempo entrenando no quiere decir que se vayan a ver más atléticos en menos tiempo. Tal y como argumenta Nares: “En los ejercicios, el músculo necesita unas cargas y un tipo de entrenamiento específico, todo lo que se exceda del límite de esas cargas es nocivo para la salud del deportista”.

Más consejos de profesionales y menos dietas milagro

La vigorexia, anorexia reversa o Complejo de Adonis es una enfermedad de tipo mental. Un vigoréxico no reconoce que lo es hasta que las consecuencias de la enfermedad son  obvias y causan por lo tanto disfunciones negativas en su persona. Vivimos en una sociedad en la que están establecidos unos patrones de cuerpo perfecto y en la que abundan también los prejuicios, las dietas y los aparatos milagro anunciados en televisión a altas horas de la noche. El mundo de la comunicación se hace eco de la moda de tener un cuerpo diez, lo que en ocasiones, directa o indirectamente puede llamar a la obsesión por tener un físico estupendo de la manera más rápida y sencilla. Es imposible para algunos ver un cuerpo diez en una playa o en una discoteca y evitar comparaciones con éste. Lo que no es imposible es que los medios se hagan eco de la opinión de profesionales y expertos del mundo del deporte que aconsejen y eviten caer en la obsesión que atañe a la vigorexia. Deportistas, médicos y nutricionistas, los cuales son ejemplos a seguir para la sociedad, tienen mucha experiencia en el campo de la alimentación y el entrenamiento por lo que conocen a la perfección el refrán de: “no por acostarte antes, amanece más temprano”.

Tiendas de nutrición deportiva

Un establecimiento de nutrición deportiva como el de Fernando Tel Cajal, cuenta con todo tipo de nutrientes complementarios para la dieta de los deportistas. En este tipo de tiendas se pueden encontrar productos para complementar una alimentación normal, puesto que un deportista tiene un desgaste superior y por eso necesita complementos vitamínicos, complejos proteínicos y más hidratos de carbono para que éstos profesionales no tengan carencias en su alimentación habitual.

Existe una gran variedad de gamas de cada producto que también podemos encontrar en centros comerciales o supermercados. La diferencia entres los establecimientos que proporcionan este tipo de productos reside en dos puntos: por una parte las marcas que se venden en las tiendas de nutrición son menos conocidas y más específicas para deportistas. Por otro lado, estas tiendas tienen un dependiente experto en alimentación y deporte que atiende a la par que aconseja de forma gratuita, individual y detallada a todo aquel que acude a su establecimiento.

Es por esto que la mejor forma de que un deportista consiga un rendimiento excelente en sus facultades físicas es complementando su alimentación con la ayuda y los consejos de un médico deportivo o un experto nutricionista. El trabajo que estos expertos realizan en tiendas especializadas en nutrición, consiste en alejar del camino de los excesos y de la desorientación nutricional al deportista y dirigir sus hábitos alimenticios hacia el correcto conocimiento de su metabolismo y sus necesidades fisiológicas.